Fuente hasta 1999:
López Anaya, Jorge, Enio Iommi, escultor. Gaglianone, Buenos Aires, 2000.
Desde 1999 en adelante:
Galesio, María Florencia y Melgarejo, Paola, cronología, en: Herrera, María José y Oliveras, Helena, Catálogo de la exposición: Enio Iommi, el filo del espacio, obras 1945-2010. Centro cultural Recoleta, Ministerio de cultura, Buenos Aires, Gobierno de la Ciudad. 2010.

Enio Iommi nace el 20 de marzo de 1926 en Rosario, hijo de Santiago Girola, escultor italiano y de María Iommi, modista (diseñadora diríamos hoy) italiana también. El hermano mayor de Enio, Claudio Girola, nació en 1923 y Nidia, quien vendrá al mundo en 1929. Claudio y Enio crecen en el taller de su padre y aprenden el oficio de escultor al mismo tiempo que bañan en un ambiente impregnado de cultura artística. La casa de los Girola recibe la visita continua de artistas. En 1939 como consecuencia de la crisis financiera de los años treinta, la familia Girola se muda a Buenos Aires.

Claudio, María Iommi, Nydia, Santiago Girola y Enio

Claudio, María Iommi, Nydia, Santiago Girola y Enio

Enio todavía adolescente comienza a frecuentar por intermedio de su hermano Claudio y su tío Godofredo Iommi (hermano menor de su madre) un grupo de artistas jóvenes con los cuales puede intercambiar ideas sobre el arte de vanguardia. A principios de los años cuarenta, esos jóvenes poetas y pintores se revelan contra el arte tradicional figurativo que se impone en la Argentina y constituyen una punta de lanza que se propone renovarlo. En el bar Rubí de plaza Once, se reunen Claudio Girola, Alfredo Hlito, Tomás Maldonado, Edgar Bayley, Gyula Kosice, Rod Rothfuss, Arden Quin y algunos más. Se interesaban a pesar de la escasa información disponible en Buenos Aires por el constructivismo ruso y por el neoplasticismo holandés.

Enio, probablemente en el taller de su padre.

Enio, probablemente en el taller de su padre.

De esos encuentros nacerán dos grupos de artistas que van a abrir el camino del arte moderno en Argentina: la Asociación Arte Concreto Invención y Arte Madí. Ambos rechazan la figuración y la representación, a la cual oponen la Invención, la creación pura, la abstracción absoluta, una morfología plástica que no remita a nada, ideas que son desarrolladas en la revista Arturo cuyo único número aparece en 1944. Enio, dada su juventud primero es espectador, pero rápidamente deviene un miembro activo del grupo de los concretos y crea ese mismo año su primera pintura sobre linóleo. Al año siguiente intenta su primera escultura, “Direcciones Opuestas”, de gran madurez formal, a pesar de su carácter de opera prima.

Con algunos miembros del Grupo Arte Concreto Invención Jorge Souza, Enio,  Molemberg, Carlos Muñozy otros

Con algunos miembros del Grupo Arte Concreto Invención
Jorge Souza, Enio,  Molemberg, Carlos Muñozy otros

Los miembros de la Asociación Arte Concreto-Invención presentan du primera exposición pública en el salón Peuser, de calle Florida, en la cual participan Claudio Girola, Tomás Maldonado, los hermanos Lozza, Alberto Molemberg, Primaldo Mónaco, Nuñez, Lidi Prati, Jorge Souza y Enio, quien para diferenciarse de su hermano adopta el apellido de su madre, Iommi, como nombre artístico. El medio del arte tradicional y parte de la crítica rechazan categóricamente la nueva propuesta de arte geométrico. Sin bajar los brazos, los miembros de la asociación se reúnen los sábados para discutir conceptos. Enio Iommi, se nutre de artistas como Max Bill y Vantorgerloo. Con su escultura “Ruptura de círculos” parece oponerse a los fundamentos teóricos del constructivismo y como lo anuncia el titulo prefigura una de la características de su obra, la ruptura con los modelos que comienzan a asfixiar su deseo de emprender nuevos caminos.

En su primera época como artista.

En su primera época como artista.

La asociación continua presentando exposiciones colectivas hasta 1950, momento en que se disuelve. A la iniciativa del critico Aldo Pellegrini, un nuevo grupo va a formarse bajo el nombre de Artistas Modernos de la Argentina donde se reúnen pintores y escultores concretos y abstractos independientes: Maldonado, Hlito, Iommi, Sarah Grilo, Fernandez Muro, Ocampo, Aebi y Claudio Girola, organizan muestras colectivas en las galerías Viau, Krayd, y en el Museo de Arte Moderno de Rio de Janeiro presentan innovadores criterios museológicos.

Grupo de artistas modernos: de izq. a der. Ocampo, Aebi, Sarah Grilo, Maldonado, Hlito, Iommi, Fernández Muro y Girola.

Grupo de artistas modernos: de izq. a der. Ocampo, Aebi, Sarah Grilo, Maldonado, Hlito, Iommi, Fernández Muro y Girola.

En 1953 Enio Iommi conoce a Susana Schneider, joven argentina de origen franco-suizo, políglota, con la cual se casará tres años mas tarde y quien jugará un rol importante en el desarrollo de la carrera del artista.

Suzette y Enio

Suzette y Enio

En ese mismo año sera convocado para realizar una escultura en la que ahora se conoce como la Casa Curuchet, diseñada por el arquitecto Lecorbusier. Los Artistas Modernos emprenden caminos individuales en 1955 y dejan de existir como grupo. Claudio Girola y Godofredo Iommi emigran a Chile. Luego de su casamiento Enio muda su taller a Moron durante dos años antes de mudarse definitivamente a Palomar. En ese período inicia una colaboración con el arquitecto austriaco Herman Loos para el cual va a diseñar objetos de decoración, actividad que le permite asegurar la subsistencia, mientras que continua a desarrollar su obra personal, que emprende una nueva dirección.

Sin abandonar la geometría, las nuevas esculturas, basadas en formas simples como el circulo, el cuadrado, el triangulo y la elipse, son mas expresivas. Enio Iommi comenzaba a sentirse asfixiado por los dogmas concretos. A partir de superficies metálicas, sobre las cuales se practican recortes que descomponen el plano inicial para dar forma a nuevos volúmenes virtuales y crear el espacio. Esta etapa que el crítico Lopez Anaya califica de barroca, va a desarrollarse durante veinticinco años durante los cuales Enio Iommi asienta su identidad como escultor moderno. 1957 esta marcado por el nacimiento de su hija Claudia, a la cual le seguirá Rafael en 1964. Antropóloga la primera, astrónomo el segundo, ambos sin seguir los pasos del padre (aunque Rafael haya durante un periodo incursionado en la pintura) heredaron la pasión duradera por las disciplinas elegidas.

En 1958 Enio Iommi, presenta su primera muestra individual, en la galería Pizarro. Se trata de una suerte de retrospectiva donde se pueden apreciar sus trabajos del primer periodo así como la producción del momento, con la cual ganará el reconocimiento del medio artístico. Durante la década del 60 las muestras se suceden, asentando su prestigio. En 1968, gracias a una beca otorgada por la embajada de Italia en Argentina, puede recorrer Italia, Francia, conocer Londres y Nueva York, viaje que le permitirá tener un contacto directo con la obra de los grandes autores históricos y contemporáneos.

Primera exposición individual en la galería Pizarro, en 1958.

Primera exposición individual en la galería Pizarro, en 1958.

A fines de los 60 se multiplican las invitaciones del exterior: Bienal de Nüremberg; Kunsthalle de Basilea; Museo de Escultura al Aire Libre de Middelheim, Bélgica; Galería Aele de Madrid, Maison Milot de Quebec; Ottawa City Hall, Galería Arte Contacto de Caracas; Museo de Arte Moderno de Tokio; The National Museum of Art de Osaka, Museo al Aire Libre de Hakone, Tokio; La Habana; Cuba; Santo Domingo; República Dominicana; Contemporary Sculpture Center, Tokio; Hayward Gallery, Londres; Palacio Velázquez, Madrid; Feria de Basilea, Suiza; galería Rachel Adler, Nueva ya York; Galería Michael de Daemstadt, Alemania; FIAC, París; Museo de Monterrey, Méjico; Bronx Museum of the Arts, Neva York, Kunsthalle Cologne, Alemania etc.

Exposición en el Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro, 1962.

Exposición en el Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro, 1962.

Su primera obra experimental de carácter efímero fue creada en la Plaza Rubén Dario en 1970, invitado por el Centro de Arte y Comunicación (CAYC). Una soga creaba espacios virtuales uniendo troncos y ramas de arboles. Una experiencia emparentada va a ser desarrollada en la Galería Carmen Waugh en una muestra conjunta con Alberto Heredia, Libero Badii, Horacio Coll y Aldo Paparella en la cual los artistas criticaban el mundo del consumo. En la misma galería, una muestra original en 1971 reúne a la familia Iommi – Girola para presentar creaciones de sus miembros , son leídos poemas de Godofredo Iommi y de su hijo Godito, son mostradas también capelinas diseñadas por Maria, la madre de Enio, así como creaciones de Nidia, la hermana menor, conjuntamente con esculturas de Claudio, Enio y de su padre Santiago.

Claudio Girola ( hermano de Enio), Enio y Godofredo Iommi ( tío de Enio) en Chile, circa 1960. Foto: Susana Schneider, mujer de Enio.

Claudio Girola ( hermano de Enio), Enio y Godofredo Iommi ( tío de Enio) en Chile, circa 1960. Foto: Susana Schneider, mujer de Enio.

1977 sera testigo de una nueva ruptura en la obra de Enio Iommi quien se ve urgido de experimentar nuevas vías creativas. “ A mi me fastidia seguir haciendo lo que ya sé, cuando me siento seguro es cuando estoy mas inseguro, me gusta la investigación”. Ademas, las estéticas esculturas que ha desarrollado hasta entonces ya no corresponden al nuevo contexto político impuesto por el golpe militar del año anterior. Ahora prefiere ensamblar elementos toscos, encontrados y elegidos por la calle o en otros contextos. Maderas astilladas y alambres de puás aluden a la dictadura y a la falta de libertad. La galería Julia Lublin acoge la muestra llamada Adiós a una época cuya obra mas destacada: Rectángulo de acrílico y basura mostrando una superficie reluciente que esconde un interior caótico presagia las décadas a venir. Las muestras Algo le paso al cubo (1979) y El desgaste (1981) incorporan el adoquín como elemento principal y refuerzan la presencia del alambre. Piedras, chapas, mármoles, maderas de cajón, aparecen sujetas de manera irracional y afectados por el uso del tiempo. Obras como “El convidado de piedra y su perrito” (1984) y “El pan nuestro de cada día, mas duro es” (1987) continúan la misma linea en alusión al momento histórico.

Exposición "La sociedad de consumo", 1971. Galería Carmen Waugh. Líbero Badii, Horacio Col, Aldo Paparella, Alberto Heredia y Enio Iommi.

Exposición "La sociedad de consumo", 1971.
Galería Carmen Waugh. Líbero Badii, Horacio Col, Aldo Paparella, Alberto Heredia y Enio Iommi.

Junto a Antonio Berni, quien adquirió el Rectángulo de acrílico con basura. 1977.

Junto a Antonio Berni, quien adquirió el Rectángulo de acrílico con basura. 1977.

En la década del 90 comienza a desarrollar una actividad docente que continuara hasta el final, primero en forma de talleres en el Museo Sivori, luego en el Instituto de Arte Cromos, institución de la cual fue miembro fundador, y finalmente a partir de 2007 en forma de clases colectivas particulares, en un taller de la calle Piedras, en San Telmo. En 1999 impulsa la creación del grupo de la “X”, la x como símbolo de cruce de caminos y encuentro de jóvenes artistas nacidos en la década del 60, provenientes de horizontes diferentes: Ana Gallardo, Pablo Siquier, Ernesto Ballesteros, Jorge Macchi, Carolina Antoniadis, Marita Causa, Danilo Danziger, Andrea Racciatti, Gladis Néstor, Enrique Jezik, Gustavo Figueroa, Juan Papparella y el videasta Martin Pels. Muchos de ellos lograrían mas tarde trayectorias notables.

Suzette y Enio con su hijos, Rafael y Claudia 1986. Foto: Leonardo Antoniadis.

Suzette y Enio con su hijos, Rafael y Claudia 1986. Foto: Leonardo Antoniadis.

Enio contempla una de sus obras que fue adquirida por el museo de arte de Grenoble.  Francia,  Circa 1996. Foto: Leonardo Antoniadis.

Enio contempla una de sus obras que fue adquirida por el museo de arte de Grenoble.  Francia,  Circa 1996. Foto: Leonardo Antoniadis.

Quizás como el germen de las nuevas pistas que el artista va a explorar en los años dos mil, en 1997, Iommi desarrolla una serie de trabajos consistente en utensilios domésticos, como cafeteras, pavas o cacerolas, los cuales, por medio de cortes se ven desintegrados para dar lugar a nuevas formas espaciales. La serie fue presentada en la galería Ruth Benzacar.

Enio en su taller de Palomar, provincia de Buenos Aires, 2005. Foto: Leonardo Antoniadis.

Enio en su taller de Palomar, provincia de Buenos Aires, 2005. Foto: Leonardo Antoniadis.

A la larga lista de esculturas emplazadas en lugares públicos: Espacios constructivos (1971) en los jardines del museo de Bellas Artes de Buenos Aires; Tensión espacial (1982) en Punta del Este; Majamoa (1985) en el parque Baconao en La Habana; Construcción (1987) en la isla de Shikoku, Japón; Planos en el plano (1988), Porto Alegre; etc, en 1998 se agrega la obra Elevación de ocho metros de altura, en el Palacio Buriti, sede de gobierno en el distrito federal de Brasilia.

En “Mis utopías vs la realidad”, ultima exposición del siglo que se termina, Iommi continúa la critica el exceso de industrialización y el consumismo característicos del modo de vida contemporáneo, a través del ensamblaje de objetos kitsch, plásticos de baja calidad, tazas de loza, frutas artificiales, muñecos, cepillos, etc. Esta muestra inicia la que se considera la cuarta etapa del artista, en la cual se dedica a crear nuevos sentidos a través de composiciones de objetos cuyo valor artístico es a priori nulo. Una vez mas elementos encontrados, comprados en casas de “todo a dos”. “Cuando un material me llama, lo busco, lo guardo en casa y al tiempo voy sacándolo, porque ya he pensado sobre eso. Veo como ese material va hacia mi cabeza y como mi cabeza va hacia él, y hay todo una lucha hacia lo que quiero hacer. Si aparece bien; si no, a la basura. Pero ojo! La basura también es buena!”.

Dinan, Francia, 2005. Foto: Leonardo Antoniadis.

Dinan, Francia, 2005. Foto: Leonardo Antoniadis.

La primera década del siglo y la ultima del artista se ve jalonada por exposiciones puntuales a través de las cuales Iommi desarrolla una idea: como es el caso de “Homenaje al tango Cambalache” en la galería Ruth Benzacar (2002); “La cocina humana” (Galería del Infinito, 2002); “Mis nuevas realidades” (Galería del Infinito, 2007); “Las maravillas del mundo” (Fundación Klemm 2012); intercaladas con importantes muestras retrospectivas: la exposición antológica “Iommi” en la sala Cronopios del centro cultural Recoleta donde se exhiben cuarenta tres esculturas realizadas entre 1945 y 2000; en las galerías del Centro Cultural del Parque España de Rosario en 2003, presenta “Del espacio en tensión al objeto en situación” 1945-2002”. En 2005 en el MUNTREF (Museo de la Universidad de Tres de Febrero) tiene lugar la exposición “Enio Iommi, 1946-2005 De la utopia a la antiutopía”. La ultima retrospectiva presentada por él mismo “El filo del espacio 1945-2010” abarcando la totalidad de su obra, se desarrolla en el Centro Cultural Recoleta, en 2010. Durante este ultimo periodo, Iommi participo también de numerosas exposiciones colectivas.

En 2009 la legislatura de la ciudad de Buenos Aires, lo nombra ciudadano ilustre.

Poco tiempo después de su retrospectiva en el Centro Cultural Recoleta, Iommi debe someterse a una importante operación quirúrgica después de la cual su salud quedará muy frágil. Sin embargo, su energía creativa le permitió seguir produciendo nuevas esculturas, construidas siempre a partir de objetos encontrados, pero esta vez en el radio limitado del interior de su casa: botellas plásticas de gaseosas, cajas de remedios, palillos de “sushi”, elementos que en su combinación crean una serie nueva y diferente a sus trabajos anteriores. Se suman además decenas de dibujos, pinturas y collages.

Enio Iommi fallece el 13 de mayo de 2013.

Laon, Francia, 2010. Foto: Leonardo Antoniadis.

Laon, Francia, 2010. Foto: Leonardo Antoniadis.